fbpx

¿Es en realidad una nueva guerrilla?

El rearme de un sector de las FARC es responsabilidad de aquellos que decidieron tomar las armas, pero en materia de cumplimiento de los acuerdos, el gobierno se ha caracterizado por hacerlos trizas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

En un vídeo grabado en la frontera entre Colombia y Venezuela aparecen seis mandos importantes de la antigua guerrilla de las FARC que anuncian el surgimiento de una nueva guerrilla junto a Iván Márquez, y que confirman la unificación de las disidencias del Bloque Oriental, Sur, de las estructuras del Catatumbo, Caribe y algunos miembros de lo que era el Bloque Caribe: ‘El Paisa’, ‘Aldinever’ o ‘El Zarco’, ‘Romaña’, ‘El Loco Iván’, y familiares de Marulanda (Bloque Oriental); Walter Mendoza (Suroccidente), Jesús Santrich (Caribe).

Lo que eran las FARC, hasta hace unas semanas, estaban divididas en tres partes. Había un sector que estaba en la legalidad, que son representados, en su mayoría, por el partido político. En este grupo hay alrededor de 11.000 personas. El otro grupo eran las disidencias armadas, las cuales comenzaron a surgir desde hace tres años. No es una única disidencia, son 23 grupos, y los componen cerca de 1.800 exguerrilleros que operan en 85 municipios. Vale aclarar que al final del proceso de paz las Farc desmovilizaron 13.000 personas y operaban en cerca de 300 municipios. Así las cosas, estas disidencias representan máximo el 15% de los que eran la antigua guerrilla. A continuación, se muestra el mapa de presencia de las disidencias.

Luego había un tercer grupo, que eran apenas nueve mandos de la antigua guerrilla, se hacían llamar ‘Los semiclandestinos’ o también ‘La disidencia política’. Por tanto, el video de Márquez donde anuncian un rearme, no trae como noticia el nacimiento de una disidencia; estas existen desde hace tres años, el anuncio complicado es que todo indica que la unión entre la disidencia política y una parte de la armada es inminente.

Las disidencias armadas son 23 grupos; de ellos, actualmente, hay un grupo de 11 que están unidos en la estructura de ‘Gentil Duarte’. Allí están ‘Iván Mordisco’ y ‘Jhon 40’, entre otros mandos. A continuación, se ve la foto del video de Márquez.

¿En dónde están las disidencias?

1. Alias ‘El Loco Iván’. 2. Alias ‘El Paisa’. 3. Alias ‘Aldinever’ o ‘El Zarco’. 4. Alias ‘Romaña’. 5. Alias ‘Jesús Santrich’. 6. Alias ‘Walter Mendoza’.
1. Alias ‘El Loco Iván’. 2. Alias ‘El Paisa’. 3. Alias ‘Aldinever’ o ‘El Zarco’. 4. Alias ‘Romaña’. 5. Alias ‘Jesús Santrich’. 6. Alias ‘Walter Mendoza’.

En el suroriente del país está el grupo más grande, conformado por miembros de casi todas las estructuras de lo que eran el Bloque Oriental y el Sur: en sur del Meta, Guaviare y Vichada, lideradas por Iván Mordisco y Gentil Duarte; en Arauca se rearmó parte del Frente 10. En Caquetá se encuentra otro número importante, en donde ‘El Paisa’ siempre ha tenido reconocimiento, y en Putumayo hay un grupo que cada día crece más.

En el departamento del Cauca se encuentran otros 3 grupos postFARC: el Frente 6, la Columna Móvil Dagoberto Ramos, y el Frente Carlos Patiño, presentes en el norte del Cauca, Argelia, El Tambo y los municipios que conectan con el Huila. El en Catatumbo está el Frente 33. Para octubre del año 2018 las disidencias operaban en 58 municipios, y actualmente son 85, así las cosas, en el primer año de gobierno Duque se han fortalecido de forma importante en varias regiones.

¿Cómo se llegó a esto?

Si bien Néstor Gregorio Vera, alias ‘Iván Mordisco’ y Miguel Botache alias ‘Gentil Duarte’ fueron las personas más visible cuando el Frente 1 se declaró en disidencia, junto con ellos estaban otros mandos de igual relevancia: Géner García alias ‘Jhon 40’, perteneciente a la dirección del Frente 43 y del 39 que operaron en Meta y Vichada, y Alfonso Lizcano alias ‘Euclides Mora’ de la dirección del Frente 62, ambos con gran acogida en sus zonas de influencia y en la base guerrillera, tanto como ‘Gentil Duarte’.

En 2017 esa disidencia ya tenía tropa y comandantes importantes en Meta y Guaviare, durante el primer año de gobierno Duque se expandieron a Vichada, Guainía y consolidaron una parte del Putumayo. Otros mandos, como ‘Cadete’, abatido en febrero del año en curso, se unieron luego de la firma de Acuerdo; ‘Calarcá’ al mando de antiguo Frente 40 con presencia en Meta y Caquetá; Hermes al mando de lo que era Frente 14 con presencia en Caquetá, también llegaron a las disidencias.

Luego de este rearme inicial, suceden dos cosas en el proceso de paz: por un lado, lo que algunos mandos llamaron la inseguridad jurídica. A pesar de la ley de amnistía, sectores de la rama judicial bloqueaban la salida de exguerrilleros desde la cárcel, luego sucedió el caso ‘Santrich’ y para los miembros de las FARC eso era un complot, aunque para la sociedad colombiana este exjefe guerrillero era culpable. Más tarde, se comprobaría las actuaciones poco éticas del entonces fiscal Néstor Humberto Martínez en este caso. Todo ella causó gran pánico y muchos exguerrilleros volvieron a las armas.

Lo segundo que sucedió fue una crisis en la reincorporación socioeconómica. Por ejemplo, actualmente, únicamente los proyectos productivos cobijan una población de 1.300 exguerrilleros. Hay miles que aún no saben qué va a pasar con sus vidas. Igualmente, hace más de un mes se está esperando un decreto que prorrogue los ETCR o Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, es decir, los lugares donde vive miles de excombatientes y el gobierno no ha querido firmarlo. En fin, el rearme es responsabilidad de aquellos que decidieron tomar las armas, pero en materia de cumplimiento de los acuerdos, el gobierno se ha caracterizado por hacerlos trizas.

El problema actual es que el video de Márquez puede causar una desbanda de los espacios territoriales hacia las disidencias. Por ello, la tarea del gobierno es, al menos, cumplir y acelerara la reincorporación. El actual limbo de los ETCR causa mucho miedo, así como el asesinato de excombatientes de las FARC. El problema de las disidencias actualmente es controlable, no es grande y las actuaciones del gobierno determinarán si paramos una guerra de 50 años o la revivimos.