fbpx

El amparo

Tres años después de su realización, llega a las salas de cine una película venezolana desgarradora, acerca de un violento caso real de falsos positivos

Director/Actor: Rober Calzadilla Vicente Quintero, Giovanni García, Vicente Peña, Samantha Castillo, Rosanna Fernández

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Una cinta política, claustrofóbica, angustiante y devastadora basada en hechos reales, sobre doce humildes pescadores que fueron asesinados de manera impune por el ejército venezolano, y cómo dos de los sobrevivientes de la masacre son acusados falsamente de ser guerrilleros colombianos.

Cortesía de Babilla Ciné

El 29 de octubre de 1988, en El Amparo, un pueblo amazónico ubicado en la frontera entre Colombia y Venezuela, dos pescadores conocidos como Pinilla (Vicente Quintero) y Chumba (Giovanni García), se embarcan con otros doce hombres en un bote en busca de su sustento. Al día siguiente, Mendieta (Vicente Peña), el jefe de la policía local, es informado de los hechos. El bote fue atacado por el ejército venezolano, el cual asumió que los catorce tripulantes del bote eran guerrilleros colombianos que buscaban atacar una refinería. Los doce hombres fueron ejecutados, y Pinilla y Chuma fueron arrestados.

Basada en acontecimientos reales y en 29.10.88, la obra de teatro escrita por Karin Valecillos y Rober Calzadilla (quien dirige aquí su primer largometraje), El Amparo es una película violenta donde no vemos un solo disparo ni una sola gota de sangre derramada, y es filmada con una aproximación de documental, donde la banda sonora musical está ausente (y es que la realidad no tiene música de fondo). 

De una manera envolvente, pero a la vez claustrofóbica y angustiante, este recuento de los hechos nos muestra cómo Rubita (Rosanna Fernández), la pareja de Pinilla; y Yajaira (Samantha Castillo), la pareja de Chuma; lideran un grupo conformado por esposas, madres, hermanos e hijos, que le exigen a las autoridades saber qué fue lo que ocurrió, mientras que una serie de emisarios del gobierno venezolano, presionan a los confundidos y asustados sobrevivientes para que confiesen por escrito su nexo con la guerrilla. Asimismo, la tentación del dinero ofrecido por el gobierno, lleva a que el pueblo se divida y se enfrente consigo mismo.  

Hasta la fecha, treinta años después de los trágicos hechos, no se ha llevado a cabo ninguna sanción a los responsables de la masacre, como tampoco ninguno de los seis gobiernos posteriores a los acontecimientos, ha reparado a las víctimas y familiares habitantes de El Amparo, de la tremenda injusticia. En estos tiempos de inconformidad social y donde al cine se le pide que retome su dimensión social y política, El Amparo llega como un baldado de agua fría.    

Tráiler: