fbpx

El Irlandés

De Niro, Pacino y Pesci llegan a lo más alto de sus carreras en esta cinta épica de crimen, recuerdos y mafia

Director/Actor: Martin Scorsese

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Ray Romano, De Niro y Pacino.

NETFLIX

El adiós de scorsese a buenos muchachos

No es exagerado decir que El Irlandés es el evento cinematográfico del año. Luego de unas décadas, el director Martin Scorsese regresa a los asuntos de la mafia con Robert de Niro (no habían trabajado juntos desde Casino, de 1995). Sumemos a esto a Joe Pesci, Harvey Keitel y Al Pacino, y preparémonos para una explosión. ¿Puede creer que la estrella de Scarface y Scorsese nunca habían unido fuerzas? Ahora, el director y estos actores, de más de 70 años, hacen que cada minuto valga la pena.

Con El Irlandés, el director vivo más importante de EE.UU. crea la obra maestra de finales de su carrera, otra más para su vasto arsenal de películas de crimen, que van desde Calles salvajes, de 1973, hasta Buenos muchachos, Casino, Pandillas de Nueva York y la ganadora del Oscar Los infiltrados. Pero su última cinta también es una respuesta desgarradora y escrita en sangre ante las acusaciones que sugieren que sus películas son avisos de reclutamiento para la mafia. Nadie puede acusar de eso a esta película.

En El Irlandés, Scorsese enfrenta al asesino más atroz de todos: la vejez. Sí, los mafiosos también mueren a bala. Después de que un gánster aparece, no demora en salir un titular citando los espantosos detalles de su muerte: “Lo asesinaron en la cocina de cuatro balazos en la cara”, o algo por el estilo. Demasiado para una vida glamurosa. Pero ¿qué hay de aquellos bandidos o mafiosos que logran sobrevivir a sus pecados?

Pesci. Netflix

Frank Sheeran es un verdadero soldado de la mafia que se encuentra en un ancianato en el área de Filadelfia, poco antes de morir de cáncer a los 83 años en 2003. A medida que suena In the Still of the Night, de los Five Satins, la cámara sigue a una silla de ruedas endeble en la que Sheeran está listo para caer al suelo, como ocurre con Michael Corleone en El padrino III. Solo y sin su familia, Sheeran nos adentra en su carrera como “el Irlandés” durante la segunda mitad del siglo XX. Según la cinta, es una época en la que momentos decisivos de la historia, como el asesinato de los Kennedy y la invasión cubana, pueden haber estado ligados con la mafia.

Eso es la película, una cinta épica de tres horas y media –que nunca aburre– acerca de una historia de violencia estadounidense, con una fotografía magistral de Rodrigo Prieto y una genial edición de Thelma Schoonmaker. La solidez del guion de Steve Zaillian le permite a Scorsese mezclar la acción intensa con tomas crudas y ocurrentes de los rituales de la mafia. Lo que nos asusta son los trazos de humanidad en los monstruos porque nos vemos reflejados en ellos.

El bautizo de Sheeran en la mafia comienza cuando la cinta muestra a un protagonista treintañero. De Niro lo interpreta con la ayuda de un proceso digital que reduce la edad. Y su actuación es monumental (uno de sus mejores papeles), al representar a un veterano de la Segunda Guerra Mundial cuyas habilidades asesinas encuentran un lugar en el mundo del crimen local.

Sheeran tiene un golpe de suerte al conocer al capo de Filadelfia Ruseell Bufalino, interpretado por Pesci. El acelere del actor en Buenos muchachos es reemplazado por una intensidad silenciosa que es aún más escalofriante. Bufalino no moraliza con la traición. “Es lo que es”, dice, tratando a Sheeran como a un hijo adoptado al que persuade para asesinar. Ver a De Niro y a Pesci interactuar de nuevo es un sueño para los cinéfilos.

Scorsese, De Niro. NIKO TAVERNISE/NETFLIX

Bufalino conecta a Sheeran con el capo Angelo Bruno (Keitel), y por encima de todo con Jimmy Hoffa (Pacino), el poderoso presidente del sindicato de camioneros. Pacino se muestra como un coloso que puede ser a la vez gracioso y espantoso. También sobresale en escenas tiernas con la hija de Sheeran, Peggy, interpretada de niña por Lucy Gallina y, más tarde, por Anna Paquin, cuya conciencia silenciosa de las fechorías de Sheeran habla por sí sola.

¿Mató Frank Sheeran a Hoffa en 1975 por órdenes de Bufalino? La película, como lo  sugiere la biografía de Sheeran escrita por Charles Brandt, I Heard You Paint Houses, dice que sí. Algunos de los incidentes han sido desacreditados; los restos de Hoffa nunca han sido encontrados. Pero Scorsese está más enfocado en estos leones criminales que han sido olvidados por el paso del tiempo. Ya sea que usted vea El Irlandés en cines o en Netflix (comienza a transmitirse el 27 de noviembre), estará viendo a Scorsese en su punto más alto dirigiendo gigantes. Es imperdible.