fbpx

Entre navajas y secretos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
El director de Brick, Looper y The Last Jedi, nos entrega un magnífico homenaje al género detectivesco, con un asesinato, un detective y muchos sospechosos.

Cortesía de Cine Colombia

El término whodunit es un término acuñado por el crítico literario Donald Gordon en 1930, para calificar a la novela Half-Past Murder de Milward Kennedy. Es una contracción de la frase en inglés Who has done it? (¿Quién lo ha hecho?) y se refiere a un subgénero policiaco y detectivesco, en el que un crimen incluye a varios sospechosos, y tanto el héroe de la historia como el lector, deben encontrar al verdadero culpable a partir de las pistas y las evidencias presentadas.  

Esta estructura narrativa se llevó a su máxima expresión en las obras de Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, y en las novelas de Agatha Christie protagonizadas por el detective Hercules Poirot y la investigadora Miss Marple. Tampoco se pueden dejar de lado las obras de Ellery Queen, G.K. Chesterton o Nicholas Blake, quienes también ayudaron a popularizar este tipo de historias llenas de ingenio y sorpresas. 

Además de las adaptaciones cinematográficas de las obras de estos autores, también se encuentran algunos clásicos del género en la pantalla grande con títulos como The Thin Man de 1934, The Last Of Sheila de 1973, Chinatown de 1974, Deathtrap de 1982, o The Usual Suspects de 1995. 

Rian Johnson, el director de ese impresionante clásico de culto neo-noir adolescente conocido como Brick, esa ingeniosa cinta de viajes en el tiempo llamada Looper, y la excelente entrega de Star Wars titulada The Last Jedi, intenta revivir el whodunit, con una exquisita cinta llamada Entre navajas y cuchillos.

Esta es la historia sin revelar más de lo conveniente: Harlan Thrombey, un exitoso escritor de novelas de misterio (encarnado por el siempre estupendo Christopher Plummer), ha fallecido en circunstancias misteriosas el día de su cumpleaños número 85. El detective Benoit Blanc (Daniel Craig con un ridículo acento, que hace referencia al Poirot de Christie y al Inspector Clouseau de la saga de La Pantera rosa), reúne a todos los que participaron del cumpleaños de Thrombey, ya que cada uno de ellos es sospechoso del crimen. 

En primer lugar, están los miembros de la familia. Primero están Linda, la hija fría y cínica (una maravillosa Jamie Lee Curtis) y Richard, su esposo vividor y sinvergüenza (Don Johnson). Luego están Walt (Michael Shannon), el hijo encargado de la publicación de las obras de su padre, y su joven hijo Jacob (Jaeden Martell), un chico adicto a su celular y adepto a las ideas políticas de derecha. Están también Joni (una grandiosa Toni Collette), esposa de un hijo fallecido de Thrombey, y su hija adolescente Meg (Catherine Langford de la serie 13 Reasons Why). Y completando el círculo familiar, encontramos a Ransom, la oveja negra de la familia, hijo de Linda y Richard y consentido de su abuelo. 

Pero dentro de los sospechosos, también se encuentra Marta, la joven y bella enfermera de Thrombey (interpretada por la actriz cubana Ana De Armas, quien va a ser la nueva “chica Bond” en No Time To Die), una inmigrante proveniente de algún país latinoamericano, quien no puede decir una mentira sin tener (literalmente) el impulso inmediato de vomitar. 

Esta es una cinta llena de humor, que voltea con inteligencia e irreverencia algunos de los lugares comunes del género y que llega a sorprender al final, especialmente cuando a menos de la mitad de la película nos habíamos enterado cómo fue que murió el anciano. Antes de que le cuenten el final, o lo vea revelado en las redes sociales, acuda con prontitud a la sala de cine para dejarse envolver con una deliciosa cinta de misterio, con algunos toques clásicos y otros, definitivamente modernos.  

Tráiler:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTENIDO RELACIONADO