fbpx
Fotografía por Niko Tavernise

La entrevista ROLLING STONE: Joaquin Phoenix

El actor explicó todo lo que hay detrás de ‘Guasón’ y de la construcción del personaje

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Estamos en una suite lujosa en el emblemático hotel The London, a pocas cuadras del Viper Room en Los Ángeles. Joaquin Phoenix tiene un aspecto despreocupado y tranquilo. Viste de negro, con una vieja camiseta, jeans, medias con rayas rojas y zapatos Converse. Lleva una botella de vidrio con agua. “¡Ja, ja, ja, fue un personaje muy gracioso!”, dice a carcajadas refiriéndose a I’m Still Here, un falso documental que hizo con su amigo Casey Affleck en 2010. “Solo hasta ahora todos saben que no era real”. Le pregunto si fue solo una actuación: “Sí, lo fue. ¿Crees que tendría alguna posibilidad en el rap?”.

Joaquin resulta indescifrable, y aunque con cada respuesta su mente parece ir muy lejos, también hay cosas que no le interesa responder. No es el tipo de actor lúcido y elocuente. Prefiere navegar entre la relatividad. Por más de 30 años ha llevado una carrera sólida saltando entre actuaciones oscuras y perturbadas; interpretando magistralmente a un hipnótico Johnny Cash y colaborando con grandes directores de culto. Es un escéptico irreversible.

No ha pasado mucho tiempo desde que hizo su último rol importante. En 2017 interpretó a Joe, un exmilitar mercenario en la película de Lynne Ramsey, You Were Never Really Here. La cinta fue ovacionada en el festival de Cannes y se llevó el galardón de mejor actor, y aunque Phoenix ha profundizado en papeles con una fuerte carga dramática y psiquis descontrolada, por más de dos décadas, y quizás sin darse cuenta, estuvo cimentando las bases para su reto artístico definitivo: Guasón.

Luego de la magistral interpretación de Heath Ledger, un nuevo Guasón podría resultar precipitado y ambicioso. De la mano de Christopher Nolan, el actor australiano desarrolló un rol tan lleno de matices que lo convirtió en el antihéroe más aclamado por el público. Alborotador y preciso en términos de historieta y profundo en su razón de existir como villano ante la cámara. Inevitablemente, el primer reto de Joaquin fue el de encarnar a un personaje que representó el legado actoral de Ledger. Aunque muy seguramente Ledger también estuvo nervioso al asumirlo teniendo como predecesor a un desquiciado Jack Nicholson.

UNA INESPERADA REENCARNACIÓN: Phoenix protagoniza una cinta que ya recibió el León de Oro en Venecia y se llevó la ovación más grande en el festival.
UNA INESPERADA REENCARNACIÓN: Phoenix protagoniza una cinta que ya recibió el León de Oro en Venecia y se llevó la ovación más grande en el festival. NIKO TAVERNISE

Guasón es un individuo muy complejo y elaborado que ha atraído actores tan importantes como Nicholson, Jared Leto, y Ledger. Tras meses de conversaciones con Todd Phillips, director de la película y fanático acérrimo de los cómics de Frank Miller, Daredevil y El caballero de la noche, Joaquín aceptó el desafió y desarrolló su propia versión. “Cuando Todd se me acercó por primera vez, pensé que no iba a hacer esta película. Pero, ¿sabes? Lo conozco, me gusta como cineasta, así que quería escuchar lo que tiene que decir”.

Y es que para cualquier actor el personaje representa un desafío que se agudiza cuando las versiones anteriores han sido tan importantes. Joaquin además sintió el verdadero interés de Phillips en hacer una versión más oscura y profunda de la historia, y entendió rápidamente la oportunidad de explorar con el Guasón al asumir el proyecto de manera muy personal. Con la visión de su director, sintió como si realmente nunca lo hubiera visto en otras películas de cómics.

“Él simplemente estaba motivado y realmente apasionado por esto, y además sentí que tenía una nueva perspectiva y que quería ser valiente. Él solo estaba siguiendo su instinto y, cuanto más lo conocía, más perfecto era para dirigirlo; ese maravilloso humor salvaje, rancio e irreverente que tiene. También me gusta la profunda sensibilidad, empatía y compasión. Realmente quería trabajar con él y parece que de verdad se entiende esto en el personaje”.

No hay que ver muy hondo para darse cuenta de que este papel está escrito pensando en Joaquin Phoenix. Desde el inicio Phillips tuvo claro lo quería para este rol desarrollando todo un estudio del sujeto. Juntos iniciaron un proceso de investigación y concluyeron rápidamente lo importante de seguir su propio camino: “No quería estar influenciado por los cómics o cualquier otra actuación. Así que no tomé nada de eso y, para ser honesto, realmente tratamos de acercarnos desde el interior de la persona”.

Y es que esta película, a diferencia de las demás apariciones del Guasón, explora en su origen y plantea una hipótesis, lo que la hace realmente interesante. Una visión realista de cómo el personaje pudo haber llegado a existir. Esto les permitió cierta libertad para explorar más allá de lo evidente sobre el supervillano icónico que conocemos.

Unos meses atrás, en una entrevista para la revista Empire, Phillips aseguró que no tomarían nada de los cómics, y a lo que quería referirse realmente es a que no se fijarían en un solo cómic en particular. Sin embargo, en la película hay ciertas referencias y elementos claves de la historia, desde la familia Wayne hasta Ciudad Gótica, y entre un gran catálogo de historietas pudieron escoger el enfoque. Por ejemplo en The Killing Joke, Arthur era un comediante y se aferraron a esa idea.

Phillips es un verdadero estudioso de grandes personajes elaborados de los años 70 y 80, e incluso cuando le envió el guion a Robert De Niro, le recordó que había una conexión importante con The King of Comedy, la película de 1982, dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por el mismo De Niro.

Por otra parte, llegar al punto de la realización de la película no fue nada fácil. Phillips tuvo que convencer primero a Warner Bros y luego a Joaquin Phoenix. Y es que un villano con más de 75 años de historia y con un éxito relativamente reciente en The Dark Knight no era un producto que despertara mayor interés. Aunque la película mantiene un pie dentro del universo de los cómics, el punto de partida de Phillips fue la libertad creativa, y con el apoyo de Phoenix buscaron crear una historia única y nueva sobre los orígenes del emblemático enemigo de Batman.

La película, que tiene lugar a finales de los 70, y que a simple vista puede parecer un relato sobre los estragos de la enfermedad mental y aquellos individuos perturbados que pierden el control, puede verse desde diferentes ángulos narrativos: la historia del personaje atormentado por el bullying en una sociedad descompuesta y desigual; las experiencias de un joven maltratado por su madre que resulta convirtiéndose en un psicópata; o simplemente la historia de alguien neurótico y trastornado, producto de la ausencia del Estado y la necesidad de atención.

Así como en otras diversas versiones de Batman, vemos a Ciudad Gótica como un lugar despedazado por el crimen y el caos, pero Phillips nos muestra una realidad más balanceada por diferentes agentes que desatan la desigualdad y la injusticia social. Los menos privilegiados salen a las calles a pelear por sus derechos. Y mientras con Batman vemos la representación del justiciero paramilitar que controla el crimen, buscando castigar a los más “desadaptados”, en Guasón podemos sumergirnos en el espejo de una sociedad descompuesta, la falta de oportunidades y la injusticia sistemática como agente generador de caos.

Aunque Christopher Nolan trazó un camino diferente para abordar esta clase de historias en el cine, cada vez son menos los filmes que profundizan en el desarrollo de un personaje. Guasón representa un cambio importante en la narrativa de las películas que vienen del universo de las historietas porque, más allá de la temática, el director buscó profundizar en su psique y lo desarrolló desde adentro, para que así pudiéramos entender mejor sus decisiones.

Las ambiciones de Phillips pudieron ser más grandes al pretender derribar varios paradigmas de estos universos tan establecidos; desde una posición creativa le propuso al estudio crear todo un universo con una visión mucho más oscura, centrada en la historia de los personajes; un espacio en donde no tuvieran que seguir al pie de la letra todos los planteamientos del cómic. Y su propuesta fue tan lejos, que propuso la creación de un sello independiente: DC Black. Una mirada autónoma sobre el universo del cómic. En principio ambicioso, pero lleno de valentía artística.

El Guasón representa mucho más que la idea establecida de un sujeto que quiere ver el mundo arder. La narrativa no es prescriptiva y, por el contrario, es claramente descriptiva en los hechos y las decisiones circunstanciales. Es una película que ahonda en las causas subyacentes del caos. Es un universo autónomo que creó Phillips para mimetizarse entre lo emergente y lo independiente, y es realmente una introspección hacia la forma en que los acontecimientos sociopolíticos y los traumas personales afectan la vida de la sociedad. Podemos verlo como una víctima del sistema que se convierte en victimario, y eso no es muy ajeno a nuestra realidad. La película es realmente valiente y provocadora y, en medio de toda esa provocación y humanidad subjetiva, pone en la misma balanza a la escala de valores y a las normas de una sociedad.


En medio de todo el caos, Joaquin Phoenix tuvo la destreza para recrear a uno de los personajes más emblemáticos sin reparar en la posibilidad del fracaso, y por el contrario, presenta una de las interpretaciones más grandes de todos los tiempos. Es intrépido y vulnerable. Conmueve hasta el desgarro y se desliza entre la maestría y la genialidad. Sus decisiones frente a la cámara son precisas y hace de la improvisación un estado natural del actor. Golpe directo a la quijada. Joaquin se abre un espacio en la historia interpretando el papel más grande en toda su carrera, y no querremos olvidarlo jamás.

¿Cómo explicas la fascinación que el Guasón genera en la gente?

No lo sé. Me pregunto si es porque él no tiene un origen definitivo. Me pregunto si es porque te permite proyectar tus propios sentimientos hacia él. Otros sujetos están claramente definidos, como un cliché. Peter Parker tiene un tío que es asesinado, y ese momento es el catalizador para su transformación, mientras que el Guasón sigue siendo una especie de misterio, por lo que nos permite proyectar nuestros propios sentimientos sobre él. Eso es algo que motiva, es eso salvaje que sustenta al personaje.

¿Y tal vez es algo sobre la anarquía y el caos?

Tal vez sí, o tal vez no. Y eso es realmente interesante; creo que para algunas personas la anarquía es grandiosa. A ciertas personas les encantan los estragos, pero no, no me imagino que todo el mundo sienta que puede proyectar sus propios sentimientos sobre su comportamiento. Es decir, no tenemos muy claro qué motiva su comportamiento, no entendemos completamente eso, y eso nos atrae. Los villanos generalmente quieren poder, claramente están tratando de obtener esta roca mágica que les dará el poder o lo que sea. Con el Guasón no tenemos muy claro qué lo motiva, y ese misterio es fascinante para nosotros, creo que es parte de eso. Para algunos es un individuo simplemente divertido porque es genial y atrae a la audiencia de una manera única. Realmente no quiero decir que este es el momento decisivo o que esto es lo que lo motiva. Mucho de eso depende del espectador, lo que crea una experiencia más interesante.

¿Qué piensas del trabajo de Todd y de la forma en que materializó todo lo que discutieron inicialmente?

Quedé realmente impresionado. Tú sabes que primero nos reunimos y hablamos mucho sobre el personaje, sobre la visión única que él tenía. Luego comenzamos a trabajar, y simplemente me sorprendió el nivel de detalle sobre cosas como el color particular en el traje, lo natural del maquillaje, qué color usó en una cosa o en otra. Siempre probando diferentes elementos, por eso el proceso de dirigirme de manera tan satisfactoria fue sorprendente. No estaba seguro de que esta película funcionara bien, todo es un proceso diferente. Lo analizo desde la perspectiva cinematográfica y era muy difícil llevarla a cabo; los cambios internos que suceden en una escena son increíbles. El salto de una escena absurda a una cómica, y luego a un momento aterrador, intenso y desgarrador. Esta película se las arregla para permitirnos tener todos esos sentimientos, y eso es muy difícil de lograr, por eso estoy muy impresionado.

¿Qué tan relevante fue el payaso para ti como actor?

Creo que aportó esta idea de alguien que se supone que siempre debe ser feliz y traer alegría y risas, aunque internamente está sintiendo lo contrario y está intentando ser algo para su madre y para todos. No ha sido feliz un solo minuto de toda su puta vida, eso es muy triste. El tránsito es la antítesis de esta intención que revela algo más a esta naturaleza.

¿Nunca tuviste antes algún otro personaje de payaso, o practicaste técnica clown o te disfrazaste?

No, nunca.

¿Ni en Halloween?

Acabo de recordar que hay una fotografía en la que estoy disfrazado de payaso, qué gracioso. Un payaso muy raro. Me había olvidado completamente de eso. Ahora recuerdo la fotografía, y es muy graciosa.

¿Qué sentiste cuando te vestiste por primera vez como el Guasón?

Cuando me puse el maquillaje por primera vez fue genial. Ese proceso de crear el look e intentar trabajar con ese maquillaje, el cabello y el atuendo fue muy divertido. Me encantó esa idea que tenía Todd desde el principio, que la historia del Guasón se basaba en su trabajo, en lo que hacía para vivir.

Teniendo que tocar muy hondo en algunos aspectos psicológicos y emocionales, ¿crees que un personaje como el Guasón puede tomar control sobre el actor?

No lo sé. No puedo decir que los personajes no pueden tomar control del actor, aunque realmente no sé lo que eso significa. Nos quedamos en este hotel durante dos meses y esto se convirtió en nuestra vida, nos afectó a nosotros y al tipo de personas que éramos, es como si realmente tuvieras que cambiar. Eso es lo que sucede cuando haces una película en un nuevo entorno y estás haciendo lo mismo una y otra vez, e interactúas con las mismas personas con las que hablas constantemente trabajando, después del trabajo y los fines de semana. En eso se convierte tu vida. No quiero decir que no socialicé en absoluto de ninguna otra manera durante tres meses, pero lo único que hice fue interactuar con otras personas en el set y con Todd. En eso se convirtió mi vida.

“No ha sido feliz un solo minuto de toda su puta vida, eso es muy triste. El tránsito es la antítesis de esta intención que revela algo más a esta naturaleza”.

En un individuo muy perturbado… ¿Destacas algo incómodo a la hora de interpretarlo?

Hay algo que sería incómodo; realmente incómodo, o jodidamente enfermo, y es pensar de esa manera. Pero lo que realmente me sorprendió es que en ese aspecto, creo que me divertí más de lo que había previsto. Al final del día, se convirtió en una experiencia positiva, usando la alegría como mecanismo de defensa ante un personaje que admiras. A veces pensaba: “A la mierda con este maldito tipo”. Pero luego sentía mucho pesar por él; no intentó hacer las cosas bien y mi sentimiento hacia él fue muy complejo. Aún no estoy seguro de si sentía simpatía por él o si me repugnaba, creo que sentí todas esas cosas mezcladas, todo el tiempo.

En medio de todas las situaciones de la película, ¿te identificas con algún comportamiento del Guasón, o de Arthur tal vez?

No lo sé, ciertamente no. No pienso de esa manera, o tal vez es muy difícil de aceptar. Fue un proceso de dos meses de trabajo, y no he vuelto a pensar en eso. Ahora solo he hablado del personaje contigo y no lo sé. Realmente no veo algo con lo que me pueda identificar… realmente no lo sé.

¿Qué elementos o referentes de inspiración usas para construir este tipo de personajes? ¿Algo de tu vida personal?

No puedo pensar como si hubiera sido influenciado e inspirado por varias películas o grabaciones diferentes, no hay nada ni nadie en particular. Hubo ciertas otras cosas que me conmovieron en el proceso de investigación. Hubo ciertos bailarines que estudié, tal vez también vi muchos videos de Buster Keaton, y no es que haya mucho de él aquí, pero por alguna razón simplemente me atrapó y vi todo su material. Por otra parte hay algo muy sorprendente, y es que me sentí muy inspirado por la música disco, y eso no lo esperaba. No sé por qué surgió. Cuando entro en un lugar creativo como ese, reúno mi material de investigación y lo que creo que quiero explorar, pero por lo general, un porcentaje muy pequeño de eso realmente termina influyéndome, y generalmente terminan siendo otras cosas que no había previsto, así que todo es el proceso. Recopilas esta información, inicias el proceso y ciertamente te abres y te vuelves receptivo a los lugares y a los sonidos. Al abrirte a lo que no conoces, te encuentras atraído hacia cosas que ni siquiera sabías que no podrías llegar a saber hasta que comienzas el proceso. Hay nuevas inspiraciones que vienen de diferentes lugares dependiendo del día, y no sé al final cómo sucede.

¿El baile hizo parte de la construcción del personaje que planeaste con Todd?

No, ni siquiera conozco al coreógrafo. Aunque es verdaderamente interesante. Es el lenguaje de la danza y el movimiento. Empecé a ver videos de Ray Bolger y fueron sus movimientos y esa actitud que resulta en una especie de arrogancia. Me apropié de eso. Eso fue lo que realmente me influyó, pero el resto de movimientos a lo largo de la película fueron solo descubrimientos.

UN LOGRO SOLIDO, UN PERSONAJE INESTABLE: La construcción del eterno enemigo de Batman requirió del esfuerzo enorme, liderado por Phoenix y el director Todd Phillips. “No me acerqué al personaje pensando en él como un enfermo mental”, ha dicho el actor, que consiguió una interpretación brillante.
UN LOGRO SOLIDO, UN PERSONAJE INESTABLE: La construcción del eterno enemigo de Batman requirió del esfuerzo enorme, liderado por Phoenix y el director Todd Phillips. “No me acerqué al personaje pensando en él como un enfermo mental”, ha dicho el actor, que consiguió una interpretación brillante. NIKO TAVERNISE

¿Y la escena del baño?

Todo esto surgió del personaje, eso que había estado dentro de él finalmente está emergiendo, y así lo ilustramos, porque de eso trata esta escena. Igual, solo es un baile, pero él no está feliz. Al principio no sabía qué era lo que intentaba Todd con el tipo de música. Me llegó el guion y no entendí bien de qué se trataba. Pero al final entendí que profundizábamos en la idea de una metamorfosis a través del baile. Pero por otro lado, también pensé: “¿Qué demonios estamos haciendo? ¿Estamos bailando interpretativamente en una película del Guasón? ¿Qué es esto?”. Fue algo emocionante dentro de lo peligroso que no entendimos completamente. No fue una decisión que tomamos, fue solo a través de nuestras conversaciones que encontramos la forma en que este tipo de cosas representaban lo que el personaje estaba experimentando.

La risa es muy importante, y a veces parece como si Arthur sufriera con ella. ¿Cómo fue el proceso para encontrar la risa adecuada?

Sí, en realidad llamé a Todd y le pedí que me hiciera una audición específicamente para la risa. Quería leerle algunas líneas del guion y ver si encontraba el camino, porque no sabía si podía hacerlo. Y aunque él no quería, le dije que era muy importante para mí. Vino a mi casa, me paré frente a él y me tomó varios minutos encontrar algo porque sentí que si empezaba en ese momento, sería fingido. Quería desarrollar algún tipo de memoria muscular. Así fue desde el principio. Intenté que fuera genuino desde la primera vez. Como si realmente tuviera que encontrar algo especial, y así fue como me senté frente a él durante unos minutos, tratando de ponerme en marcha, pero realmente me sentí incómodo.

¿Y qué te dijo?

Que no tenía que hacer esto. Pero quería mostrarle que sería capaz de hacerlo. Y más que difícil, era duro. Siempre intenté hacerlo de una manera genuina; y luché por conseguirlo. Esa fue la primera vez que lo hice y todavía no era lo que esperaba; no lo tenía, pero sí sentía que había potencial en algunas ideas y luego me tomó un par de semanas conseguirlo.

¿Pero fue a propósito que pareciera una risa dolorosa?

Sí, Todd en el guion así la describía. Debías sentir el dolor del personaje mientras se reía. Pero también tenía que tener ese aspecto de risa falsa, como en un club de comedia. Así que trabajé en ella por un tiempo, y cuando estábamos filmando esa escena, Todd dijo que ya habíamos terminado, me sorprendí un poco, pero sí, el resultado fue realmente brillante.

“Debías sentir el dolor del personaje mientras se reía. Pero también tenía que tener ese aspecto de risa falsa, como en un club de comedia”.

¿Y cómo asumiste el rol que tenía la risa durante toda la historia?

Por un lado, sentí que Arthur era alguien que había sido intimidado en la escuela toda su vida y con el que te logras identificar. Jamás pensarías que eso es algo gracioso. Pero por otro lado, está ese elemento de que fuera espontánea, simplemente sucedió y terminamos usándola varias veces a lo largo de la película, pero surgió justamente en la escena del bus. Aunque me sentí algo avergonzado, Todd dijo que estaba bien. Esa era la forma de ver al personaje y cómo debía comportarse.

¿Pensaron en algún momento que puede haber una analogía entre las personas con enfermedades psicológicas y un villano que puede ser una especie de terrorista?

Sí, la personalidad fue algo que siempre tuve presente. Pero son cosas de la vida real. Se trata de la paternidad y el trauma de un niño que vive muchas cosas, y luego algunas otras con las que realmente no sabe cómo lidiar. Además no sabe cómo comunicarse, entonces simplemente el sistema lo medica.

Pero también es una persona del común con problemas psicológicos…

Sí, pero yo no me acerqué al personaje pensando en él como un enfermo mental. En algún momento él escribe que la enfermedad mental es una broma, pero eso es algo que le acaban de decir. Pasó toda su vida tomando diferentes medicamentos, y cuando estuve investigando, me di cuenta de la locura que son todos esos putos efectos secundarios. Entonces, ¿qué es una enfermedad mental? Hay gente que simplemente no tiene la oportunidad de comunicarse y expresar sus necesidades, y luego es medicada. Esto trae todo tipo de reacciones físicas secundarias; cambios en el peso, por ejemplo, y todo eso los llena de inseguridades. Todas estas cosas están entrelazadas, pero yo nunca me acerqué desde ese enfoque. Preferí verlo como un verdadero narciso. Ese alguien que nunca ha logrado entender cómo funciona el mundo y quienes lo habitan.

¿Qué tiene este Guasón para que la gente vuelva a él, una vez más?

No lo sé, pero es genial y es una locura verlo. El maquillaje es maravilloso. Sumándole a eso que la película ciertamente le añade prestigio al personaje. Lo bueno es que todos los Guasones se han visto de manera diferente, y el público tiene una forma particular de apreciarlos.

¿Cambió en algo la percepción que tenías del Guasón?

Honestamente, no sabía mucho sobre él. Lo que realmente aprecio es el proceso de exploración que tuvimos antes de filmar. Estuvimos hablando del personaje durante seis semanas, y aún no habíamos empezado. Solo sabes lo que implica el hecho de representarlo hasta que lo haces por primera vez.

¿Y cómo fue el proceso de grabación, fue lineal?

No, y qué bueno que no funcionara así, porque cuando filmé por primera vez al Guasón estuve durante cuatro días en el vestuario con Murray Franklin (Robert De Niro) y luego en su espectáculo. Una escena definitiva. Habíamos hecho pruebas, tenía las palabras, las prendas, todo, pero nunca entendí lo que era el papel realmente hasta ese día. Cuando lo hice, comencé a entender a Arthur de una manera diferente. Pude explorar una parte de su carácter, que no me imagino lo que hubiera pasado si no hubiera sido así.

“Entonces, ¿qué es una enfermedad mental? Hay gente que simplemente no tiene la oportunidad de comunicarse y expresar sus necesidades, y luego es medicada”.

Entonces, ¿cómo fue el proceso creativo para entender que debía hacerse de esa manera?

Todd creó un increíble espacio creativo en el que podíamos cometer errores, y descubrir cosas. Él estaba preocupado por todos: “¿Tenemos que tomar una decisión y tenemos un reloj y se nos acaba el tiempo?”. Él estableció un horario, y luchó para que existiera un entendimiento en todas las reuniones. Él se aseguró de que tuviésemos el tiempo de organizar las cosas y resolver todo, y fue realmente en el set que todos llegamos a entender al personaje.

Hay varios matices sociopolíticos en la película. ¿Crees que se plantea alguna posición política, una idea o una especie de declaración?

Nunca he pensado en eso. Creo que lo que logra es desafiar a la gente para pensar en esos temas. Será diferente para todos, y cada uno va a relacionarse con él de una manera distinta. No sentí que Todd estuviera haciendo una declaración. Hay varias formas de comprender al personaje, y eso es lo que me gusta. Creo que queremos simplificar las cosas en las películas, pero ¿para qué? ¿Para sentir que tienes el control del entorno? Lo que me gusta es que no hubo respuestas fáciles en el camino que tomamos y que no hay una sola forma de ver esta película. Siento que la audiencia realmente se involucrará a su manera.

¿En las noches lograbas liberarte del personaje o seguía contigo?

[Risas] No voy a responder eso. Claro que puedes ser tú mismo, no funciona como el sarampión. Pero no había un final de jornada, porque íbamos a descansar, y con Todd nos enviábamos mensajes de lo que haríamos al siguiente día. Hablamos literalmente todas las noches, hasta tres horas después del trabajo. No es que haya sentido algo como: “¿Después de esto qué putas voy a hacer con mi vida?”, pero no podía ir a cenar como si nada. No socializaba del todo bien, y la única persona con la que interactuaba constantemente era con Todd, tanto en el trabajo como fuera de él, así que todo esto sí se convirtió en mi mundo. Todos los fines de semana nos reuníamos, sin parar. Y para mí eso es un personaje, simplemente, está sucediendo todo el tiempo.

¿Y qué emociones sentiste al terminar?

Fue muy difícil. Pero claro, lograr navegar entre tanta dificultad resulta al final muy inspirador. Además, por la gran cantidad de energía que puse en este personaje, fue genial. Cuando terminamos solo hablaba del tema, porque estaba emocionado. Fue el momento de mi vida.

EL REY DE LA COMEDIA: La actuación de Robert De Niro y la trama de Guasón han evidenciado la relación con The King of Comedy, la película de Martin Scorsese de 1982. En ella De Niro interpreta a un perturbado aspirante a comediante.
EL REY DE LA COMEDIA: La actuación de Robert De Niro y la trama de Guasón han evidenciado la relación con The King of Comedy, la película de Martin Scorsese de 1982. En ella De Niro interpreta a un perturbado aspirante a comediante. NIKO TAVERNISE