fbpx

La maldición de la ouija

Vuelve la tabla ouija al cine, pero hubiera sido mejor que se quedara guardada en un desván

Director/Actor: Ben Demaree

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Cuatro jóvenes deciden jugar con una tabla ouija y, como es costumbre en el cine, obtienen su merecido por invocar a las fuerzas del mal.

Cortesía Cine Colombia

La tabla ouija es una marca registrada de Parker Brothers que actualmente pertenece a Hasbro. Es una tabla marcada con las letras del alfabeto, los números del cero al nueve, las palabras “sí”, “no”, “hola” y “adiós”. Se supone que sirve para invocar espíritus colocando un puntero movible sobre la tabla y desplazándola con los dedos. 

Para muchos es un objeto aterrador y esto se ha debido, en gran parte, a las películas. La primera vez que se utilizó en el cine fue en The Uninvited de 1944, pero se hizo muy popular gracias a su aparición en el clásico del terror The Exorcist de 1973. Luego vendría la trilogía Witchboard iniciada en 1986, y en 2014 Ouija se centraría en cómo el uso que unos jóvenes le dan a la tabla tendría como consecuencia la muerte de la mayoría de ellos. La precuela de 2016, Ouija: Origin Of Evil, fue una cinta de terror de muy buena calidad, que supo aprovechar la fascinación por el “juego”.

Ahora llega una película de bajísimo presupuesto y de una calidad muy inferior a los títulos ya mencionados, titulada La maldición de la Ouija, que no pertenece a la saga oficial iniciada en 2014, en la que una chica que está terminando su tesis de grado sobre eventos sobrenaturales, invita a su novio y a dos amigos a la casa de su prima, en la que anteriormente vivía una bruja, asociada a una serie de aquelarres que incluían sacrificios con bebés.

Obviamente, en la casa los chicos se encuentran una tabla ouija, juegan con ella y comienzan a desaparecer gradualmente, empezando por la prima. La película incluye en papeles secundarios a unos actores que, definitivamente, han vivido tiempos mejores: Tara Reid (American Pie), Mischa Barton (The O.C.), Dee Wallace (E.T. The Extraterrestrial) y Chris Mulkey (Twin Peaks).

Pero más allá de permitirnos saber qué ha pasado con algunas estrellas del pasado, La maldición de la ouija, es una película que no llega a asustar en ningún momento (ni siquiera a inquietar un poco) y está plagada de situaciones ilógicas y actuaciones pésimas. Tratar de soportar la hora y media de duración de este deplorable producto es la verdadera maldición.