fbpx

Zombieland: Tiro de gracia

Vuelven los cuatro sobrevivientes del apocalipsis zombie diez años después, con una secuela tan divertida y electrizante como su predecesora

Director/Actor: Ruben Fleischer

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
La nueva entrega de Zombieland incluye toneladas de humor políticamente incorrecto, mucha ultraviolencia y unos nuevos personajes de lujo.

Cortesía de Sony

Diez años después de la cinta original, llega la secuela de Zombieland y la duda comienza a surgir: ¿Podrá esta cinta superar, o por lo menos, igualar la calidad de su estupenda predecesora, teniendo en cuenta de que el género de zombies se ha vuelto repetitivo y cansado? 

Para tranquilidad de los fanáticos de la película del 2009, hay que despejar las dudas con un contundente sí. Ruben Fleischer, un director que después de Zombieland nos entregó las mediocres 10 minutes Or Less, Gangster Squad y Venom, regresa triunfal al universo que sabe manejar a la perfección, entregándonos una secuela extremadamente divertida, con mucho contenido políticamente incorrecto y donde la química de sus protagonistas es indudable y altamente efectiva. 

A los que no hayan visto la primera parte, la recomendación es que la vean antes de su secuela. No se arrepentirán. Pero como ha pasado una década, aquí va un pequeño recuento de lo ocurrido: El mundo es víctima de un apocalipsis zombie y un grupo de sobrevivientes, conformado por cuatro personas cuyos nombres hacen referencia a sus lugares de procedencia, intentan sobrevivir día a día. Ellos son el vaquero moderno Tallahassee (Woody Harrelson); Columbus, el chico nerd, inventor de reglas para luchar contra los muertos vivientes y narrador de sus aventuras (Jesse Eisenberg); Wichita, la joven aguerrida y novia de Columbus (Emma Stone); y Little Rock, la hermana menor de Wichita y ahora convertida en toda una adolescente (Abigail Breslin).     

La historia de Zombieland: Tiro de Gracia se inicia con el cuarteto viviendo en la Casa Blanca. Cuando Columbus le propone matrimonio a Wichita, esta se espanta y huye con su hermana, dejando a los dos hombres solos. Sin embargo, Columbus se encuentra con otra sobreviviente, una chica linda pero tonta, identificada como Madison (una maravillosa Zoey Deutch). De acuerdo con Tallahassee, su falta de cerebro es la causa por la cual ha sobrevivido. De todas maneras, el nerd con el corazón roto, termina reemplazando a Wichita por una chica que es todo lo opuesto a su exnovia, pero que admira su inteligencia y no tiene ningún problema con llevárselo rápidamente a la cama.

Sorpresivamente, Wichita regresa a la Casa Blanca y les informa a los muchachos que Little Rock se ha fugado con un millennial con pretensiones de músico, conocido como Berkeley (Avan Jogia). Ahora Wichita debe soportar a la nueva novia de Columbus y los cuatro deben ir a rescatar a una chica que quiere algo de independencia y nuevas experiencias, poniendo en peligro su vida. 

En el camino, conocerán a Nevada (una estupenda Rosario Dawson), una ruda y sexy mujer que administra un hotel tributo a Elvis y que se convertirá en la pareja de Tallahassee; a Albuquerque (Luke Wilson) y Flagstaff (Thomas Middleditch), un par de sobrevivientes que parecen los Tallahassee y Columbus de un mundo paralelo; y a los nuevos zombies, mucho más veloces, inteligentes y resistentes que los del pasado. 

Se agradece que la película no es tímida en la violencia, lo que la convierte en un trabajo aterrador y lleno de acción, además de ser extremadamente cómico. Es evidente que esta película no tiene pretensiones y busca ser un trabajo ligero pero entretenido. Misión cumplida: Zombieland: Tiro de gracia es cine de Múltiplex de la mejor calidad.

P.D. No se pierda un epílogo hilarante, que trata sobre la realización de una secuela innecesaria protagonizada por un gato que odia los lunes.