fbpx

Abbey Road (Super Deluxe)

Una edición de lujo ofrece una forma fascinante de experimentar su última obra maestra
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Ilustración por Mark Ulriksen

The Beatles

Abbey Road

El último destello de los Beatles

Abbey Road siempre ha sido un álbum lleno de misterios. ¿Cómo logró la banda más querida del mundo hacer su música más radiante, cálida y encantadora en medio del proceso de separación? ¿Cómo pudieron reunirse John, Paul, George y Ringo para crear el disco más complaciente con el público mientras tomaban rumbos distintos? Los eternos misterios de Abbey Road se vuelven aún más profundos a medida que uno explora esta reveladora edición de lujo, lanzada en el aniversario número 50 del álbum. El disco sale después de las recientes compilaciones de Sgt. Pepper y el White Album; y al igual que en el caso de estas, cambiará la forma de oír y apreciar su música.

Abbey Road siempre ha representado un pico histórico de perfección en el pop, es por eso que Drake se acaba de tatuar la portada en el brazo. Es el disco más vendido de los Beatles. Pero también es un adiós agridulce. Los cuatro sabían que era el final. Estas eran sus canciones de amor de su época juntos como Beatles.

Giles Martin y Sam Okell han hecho una nueva mezcla en estéreo, sonido envolvente 5.1 y Dolby Atmos. La mezcla tiene partes maravillosas, como el duelo de tres guitarras en The End, en el que Paul, George y John intercambian sus solos en vivo. Las compilaciones de Sgt. Pepper y el White Album incluían unas fabulosas tomas de estudio llenas de experimentos e improvisaciones que fueron descartadas. Pero no ocurre lo mismo aquí. En su lugar, en estas 23 tomas y demos, uno puede oír una banda totalmente concentrada luciéndose ante el mundo y, por encima de todo, ante ellos mismos.

Hay una fantástica versión alternativa de I Want You (She’s So Heavy) grabada en Trident Studios en Londres, donde los chicos son interrumpidos por los vecinos quejándose del ruido. John accede bajar el volumen de manera cortés, y luego le dice a la banda: “¡Última oportunidad para hacer ruido!”.

Abbey Road tiene una calidez distinta a su otra música, una de las razones para que su popularidad se mantenga vigente. También es alabado por los fans de Ringo porque la grabación de ocho canales permite que los toms finalmente retumben como siempre quiso el baterista. Aquí se siente cómodo, y además canta una versión rústica de Octopus’s Garden.

Paul deslumbra en su demo de Goodbye, un éxito que le regaló como coqueteo a su protegida Mary Hopkin. También encontramos una agradable sorpresa: la orquestación de George Martin de Something, en donde se pueden apreciar varios detalles, como aquel pizzicato que evoca a Brian Wilson.

Lo más destacado: Because, en donde John escribe una balada llena de armonías para las tres voces. (Y solo para estas tres voces, porque es una de esas canciones de los Beatles a las que ningún cover le hace justicia). En esta nueva mezcla Because suena aún más poderosa. Se pararon al frente de los micrófonos y la cantaron en vivo, como solían hacerlo. Es un momento alucinante. En todo el álbum se puede oír un espíritu colaborador por parte de cada uno de los Beatles. Y al final pisan el acelerador y se limpian las lágrimas con The End.