fbpx

El extraño caso de Wonderwall

La música más vieja ha estado perdiendo fuerza en las plataformas digitales, pero el éxito de Oasis parece que podría darle un giro a esta situación.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Liam y Noel Gallager en Londres, 1995.

Dave Hogan/Getty Images

“Solo he hecho una gira en Estados Unidos con Smashing Pumpkins, y ver dos góticos, uno con una camiseta de Rancid y otro con una Kiss, abrazándose y cantando Wonderwall en Arkansas es algo que no pasa todos los días. ¿Qué tiene esa canción? Es una locura”.

Él debería saberlo, fue quien la escribió. A Noel Gallagher le sorprende lo duradera que ha sido Wonderwall. Hace parte de un disco que no llegó al Número Uno cuando salió en 1995 en el Reino Unido (fue Número Dos detrás de los actores Robson & Jerome), ni en Canadá (Número Cinco), ni en Estados Unidos (Número Ocho).

Si Gallagher profundizara en los números de Spotify de Wonderwall estaría mucho más sorprendido. En los últimos dos años ha sido una anomalía en la plataforma streaming: es la única canción que no salió después del 2000 que aparece a diario en el Top 200, junto a los grandes éxitos de Queen que han despegado desde la película Bohemian Rhapsody.

Mirando los archivos de Spotify, Wonderwall entró a los últimos puestos del Top 200 mundial en octubre de 2017, con unas 570 mil reproducciones diarias. Se ha mantenido ahí desde entonces, incluso por un tiempo entró al Top 150.

Aunque por momentos ha salido, como en diciembre cuando los listados navideños dominan Spotify o cuando un álbum gigantesco como Hollywood’s Bleeding de Post Malo es lanzado, en general se ha mantenido a diario en el listado global durante los últimos 24 meses. A mediados de 2018 tenía más de 600 mil reproducciones cada 24 horas. Al momento de escribir este artículo estaba en el puesto 182 con 662 reproducciones diarias.

Reproducciones diarias de Wonderwall en fechas específicas. Fuente: Spotify
Reproducciones diarias de Wonderwall en fechas específicas. Fuente: Spotify

Según datos de Spotify, la canción tiene más de 782 millones de reproducciones, es decir, en los próximos 12 meses alcanzará sin ningún problema la cifra de mil millones. Para darle más peso a este fenómeno solo hay que ver el segunda tema más éxitos de Oasis, Don’t Look Back in Angerque tiene alrededor de 287 millones de reproducciones.

Hay algunas cosas que valen la pena considerar para entender este tema. En primer lugar, su ascenso al Top 200 estuvo ligado con el relanzamiento de la carrera de Liam Gallagher y su debut como solista. As You Were salió en octubre de 2017 y los dos hermanos Gallagher suelen cantar Wonderwallen vivo. Con el promedio de 660 mil reproducciones diarias, el track estaría generando casi un millón de dólares al año, buenas noticias para Sony Music, dueño de sus derechos. Esto sin hablar de las 60 mil en el Reino Unido y las 30 mil en Australia. Según Spotify, las ciudades donde es más exitosa son Sao Paulo, Ciudad de México, Santiago de Chile y Buenos Aires.

Pero el punto más importante de esta discusión es si el rendimiento de Wonderwall en Spotify podría representar la primera ruptura en un sistema terco y difícil de cambiar. Según los datos de Alpha Data, la música de “catálogo desconocido” (por ejemplo, canciones que se lanzaron hace más de tres años y que el usuario no ha escuchado) está perdiendo un valor en el mercado de las plataformas digitales en Estados Unidos. De hecho, prácticamente la mitad de las reproducciones en servicios como Spotify están compuestas por lanzamientos de las últimas 156 semanas, un dato impresionante si se tiene en cuenta que las grandes estrellas de la industria, desde los Beatles hasta Eminem, desde The Eagles hasta Michael Jackson, desde Whitney Houston hasta Adele, lanzaron su material más importante antes de 2016.

Esto puede ser incómodo para los grandes sellos. No es que únicamente los negocios de las superestrellas son más caros, sino que (1) se vencen más rápido y (2) las regalías de los artistas ahora son más grandes; si en los 90 el 20% iba para el artista, ahora se acerca al 50% (o más). En pocas palabras, cuando se reproduce “nueva” música, las disqueras ganan menos que cuando suena música “vieja”. Las bandas “antiguas” tienen más fuerza en el mundo físico.

Hay evidencia que apunta a que la gente mayor tendrá más influencia en los servicios streaming. Según un informe de Evercore, unas 14 millones de personas en Estados Unidos mayores de 55 años se convertirán en usuarios de Internet entre 2017 y 2021. Además, este grupo tiene “un 30% adicional de poder adquisitivo que los millennials”.

¿Y cómo cuadra Wonderwall en todo esto? Es difícil de saber hasta que estemos seguros de quiénes están escuchando la canción más de 600 mil veces al día. Una pista puede venir de las mismas investigaciones de Spotify, que muestra que solo el 30% de las reproducciones de los Beatles vienen de gente entre los 18 y los 24 años.

Algunas personas de la industria de la música con las que he hablado esta semana creen que Wonderwall puede ser un punto de quiebre, que la música más vieja está a punto de tomarse el mercado de Spotify apenas los baby boomers y la Generación X se suscriba. La consecuencia natural, dicen, es que los discos que logran sostenerse con el paso de los años ganarán la lucha del streaming contra los hits modernos, que suelen explotar rápidamente y desvanecer pronto.

Otras figuras de la música son más escépticas. Sugieren que, más allá de la cantidad de tarjetas de crédito que una generación meta a Spotify, hay un factor que determina el público mayoritario de una plataforma. Así lo explicó un empresario de Los Ángeles: “Cuando los Beatles salieron en los 60, los adolescentes los escuchaban todo el día, todos los días. Sus padres estaban ocupados en el trabajo, lidiando con la vida adulta. Nada ha cambiado, solo que los adolescentes ahora escuchan Post Malone, Lizzo o Drake, y son los Beatles los que quedan a un lado”.

La diferencia más relevante es que en las plataformas streaming, las regalías están directamente relacionadas con la cantidad de reproducciones. Este número es el resultado, principalmente, de la gente joven que tiene tiempo y celulares en sus manos.