fbpx

Green Day

Billie Joe Armstrong encontró su nuevo sonido en las raíces del rock & roll
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
(De izquierda a derecha) Tre Cool, Armstrong y Mike Dirnt en agosto de este año.

PAMELA LITTKY

“Sabía que quería hacer algo distinto”, comenta Billie Joe Armstrong. Se refiere a la búsqueda de un nuevo sonido posterior a Revolution Radio, de 2016, el primer álbum de Green Day luego del período más turbulento de su carrera. Armstrong quería encontrar una manera de incorporar el soul a su música: desde Smokey Robinson hasta Amy Winehouse. “Siempre me ha gustado el mod británico de los 70, pero quería ir a la fuente para intentar filtrar el soul a través de Green Day”, afirma el músico “Experimentamos bastante, y a veces llegué a arrancarme el puto pelo”.

Las cosas finalmente se dieron: Armstrong estaba en su casa de California tocando con el baterista Tre Cool, cuando este empezó a tocar “un beat putamente salvaje”. Armstrong pensó en un título: Father of All Motherfuckers, y lo arregló en un estilo jam-dance-party sesentero con un falsete inspirado en Prince. “Le dije a mi ingeniero: ‘Puede que me vea como un idiota, pero tenme paciencia’”, dice Armstrong. La canción “fue como un unicornio que cayó del cielo: No sé qué es, no sé cómo la hice, pero voy hacia esa dirección”.

El tema le dará título al nuevo álbum de Green Day, Father of All…, que será lanzado el 7 de febrero. En este nuevo trabajo la banda experimenta con grooves movidos, riffs consistentes y sonidos que van desde el new wave hasta el R&B clásico. “Billie se esforzó por llevar las cosas a otro nivel”, dice el bajista Mike Dirnt. “Tuvimos que seguirle el ritmo, porque nadie se compenetra tanto como él”. Dirnt dice que algunas canciones se mantienen firmes a su esencia punkera, y menciona que los temas Meet Me on the Roof Junkies on a High muestran toda la potencia del trío. ¿Hay algo que no haya inspirado a Green Day? Sí, ¡Donald Trump! Aunque la banda se fue lanza en ristre contra la segunda presidencia de Bush con el multiplatino American Idiot, de 2004, Dirt comenta que “no queríamos darle más protagonismo del que se merece a una basura como Donald Trump. Ya tuvo sus 15 minutos, así que se puede ir a la mierda”.

Armstrong en el escenario con Green day en 2017. GRIFFIN LOTZ
Armstrong en el escenario con Green day en 2017. GRIFFIN LOTZ

La nueva dirección de Green Day deja claro que todavía se mantienen firmes en el panorama del pop 25 años después del inmenso éxito de Dookie. Aunque el año pasado abundaban rumores según los cuales la banda celebraría el aniversario con una gran gira en donde tocarían todo el álbum en vivo, Dirnt dice que “esos shows serían demasiado cortos”. En su lugar, la banda tocará su nuevo material en el Hella Mega Tour, una gira de estadios con sus colegas de Weezer y Fall Out Boy.

“Tocar en estadios es una locura”, dice Armstrong. “Pero queríamos hacer la gira más grande de rock del año”. La gira, que será precedida por algunas fechas de Green Day en solitario, será la primera vez que la banda comparta escenario con Fall Out Boy, quienes los presentaron en el Hall de la Fama del Rock & Roll en 2015, y le dieron crédito a Dookie por ser su inspiración para comenzar a tocar.

Green Day, que será la encargada de cerrar todas las noches, tiene historia con Weezer, al ser ambas bandas protagonistas de la era post Nirvana. “Conozco a Rivers Cuomo desde 1994”, dice Armstrong. “Ambos aparecimos al mismo tiempo, por eso será increíble. Los dos aún seguimos firmes”.

El estatus de Green Day como banda de estadio luego de una carrera de 33 años los ha hecho pensar mucho más en su legado. Hace poco Dirnt encontró una foto tomada por David Clinch en Woodstock 94, en donde el trío está tras bambalinas, lleno de barro. Dirt sale gritando, mientras que un joven Armstrong aparece con el pelo azul sosteniendo una cerveza. “Me trajo muchos recuerdos, ha sido una aventura salvaje”, dice Dirnt. “¿Cómo diablos aún me mantengo firme y sacando la que considero la mejor música que hemos hecho? Estoy agradecido, pero todavía tengo hambre y quiero seguir pateando traseros”.